Menu

SCHUBERTH GANCHOZO

El Maestro Schuberth Ganchozo ha incursionado en la música desde el año 1982, comenzó como folclorista, de ahí paso a la música de composición social y argumental, fue unos de los pioneros de la música electrónica en el ecuador, hasta que un día decidió profundizar más en las estructuras musicales de su país, realizando investigaciones sobre Etnomusica y Arqueomusica de la costa Ecuatoriana, lo que le permitió fusionar las riqueza musical del país con estructuras musicales contemporáneas.

Por su carácter inquieto, investigador y creador, en el año 2004 incursionó en la creación de instrumentos musicales de caña guadua (Guadua Angustipholia) variedad de bambú endémico de la costa ecuatoriana; llegando a crear la primera y única orquesta del Ecuador, donde todos sus instrumentos son elaborados de bambú. Ha dado conciertos, con sus distintas formaciones, en paises como China, República de Georgia, Alemania, Korea del Sur, Quatar, EEUU, Brasil, Argentina, Colombia, Venezuela y Perú. Ha recibido reconocimientos al mérito artístico de muchas instituciones culturales nacionales e internacionales. Actualmente desarrolla investigación etnomusicológica sobre la "Continuidad Musical de la Cultura Guancavilca" y se encuentra preparando su décimo sexta producción discográfica.

TONAL GUANCAVILCA

“La continuidad de la cultura prehispánica en la península de Santa Elena, en Ecuador, no se ha roto, son culturas vivas. Las melodías que encontramos en los cantos religiosos y paganos de la península pertenecen a la proporción cuatro a uno de la geometría Guancavilca ancestral, las notas musicales de esos cantos tienen esa figura”. (S. Ganchozo. Entrevista diario EL COMERCIO). “Sobre el concepto de geometría musical, llegamos a lo que se conoce como el ́Tonal Guancavilca ́. Es una geometría sonora, a partir del concepto de cómo grababan el pensamiento y su cosmogonía en sus diseños.

Los instrumentos musicales del TONAL GUANCAVILCA fueron construidos bajo la misma premisa, con materiales autóctonos como la caña brava y mansa (Guadua Angustipholia) –los tambores están amarrados con cordones de paja toquilla y tallo de banano – y afinados también en el tonal. Entre los instrumentos está la maringua, marimba de guadua, que se diferencia de la afroecuatoriana porque en vez de resonadores verticales utiliza una gran caña horizontal en forma de bongo, como las canoas en donde los comuneros pescaban antiguamente. La maringua balsa es otro instrumentó idiófono, con siete líneas de tablillas de caña sobre pequeños tubos de guadua. El güiro en forma de pescado es un instrumento para rasgar. También se usa una caracola ceremonial de llamado.

EL JINETE PLATEADO


El Jinete Plateado es el libro escrito por Luis Coronado Yagual de la comuna Libertador Bolívar (*). La obra narra una de las creencias que hasta la fecha tienen los comuneros de la Península. Se trata de la supuesta aparición del diablo que en horas de la noche recorre a caballo los poblados en busca de alma

Esta novela costumbrista de 248 páginas atrapa al lector por la emocionante trama de un campesino que busca descubrir la verdad sobre las leyendas y supuestos pactos de las personas con Satanás (El Maligno). Antiguamente se creía que en los recintos de Manglaralto y Colonche existían ciudadanos que hacían pactos con el demonio y era fácil detectarlos, porque presuntamente de la noche a la mañana progresaban rápidamente. Es así que quienes tenían grandes tiendas de abarrotes, bazares o buenas cosechas en sus fincas eran los principales sospechosos de los compromisos con el maligno. Los antiguos nativos afirmaban que a la medianoche llegaba el diablo a dialogar con estas personas que debían entregarles otras almas para que puedan seguir con la buena suerte.

Coronado Yagual recopiló los datos de su libro acudiendo a los velorios de difuntos que durante tres años ocurrieron en estos sitios. El autor señaló que son en esos momentos cuando se reencuentran los ancianos y durante la noche, mientras velan al muerto tomando café con roscas conversan sobre estas historias: “Todas las leyendas que escuché coinciden en que el diablo aparece en un caballo plateado que brilla con la oscuridad de la noche; además, lleva puesto un sombrero que cubre parte de su rostro. Cuando se dirige a la casa del que tiene pacto con él, se escucha el silbido del viento y cuando llega, abajo del inmueble el caballo relincha y la persona le abre la puerta para que pase el maligno a su hogar”, comentó el escritor.

Si a las personas de las que se tenía sospecha que habían hecho compromiso con el diablo se les moría algún pariente o amigo cercano, los ciudadanos rumoraban que ya había empezado a entregar las almas comprometidas. El libro recoge las historias de los años comprendidos entre 1860 a 1890, en donde inclusive los poblados tenían sus nombres originales, así por ejemplo ‘El Cangrejito’, como antes se llamaba a lo que hoy es San Pablo; ‘Atravesado’, que ahora es Libertador Bolívar y ‘Dos Bocas’, hoy San Antonio. En uno de los capítulos del libro se cuenta los secretos del área costera Playa Bruja, sector situado entre las localidades Valdivia y Libertador Bolívar, en donde se decía que llegaba el diablo para traspasar el océano Pacífico y acudir hasta el islote El Pelado, ubicado a dos millas del perfil costanero. Si Usted lee esta historia quedará enamorado de ella. Félix Lavayen como director de la Casa de la Cultura de Santa Elena fue el ente que dio el aval para la publicación de esta novela. Gonzalo Coronel, encargado de la impresión del libro, aseguró: “desde la primera página te envuelve y terminas leyendo toda la obra; es maravillosa y habla de las creencias de nuestros pueblos”.

Luis Coronado Yagual

Ha sido Presidente de la Comuna Atravezado – Libertador Bolívar en los años 2015, 2016 y 2017, Presidente de la comisión de Turismo de LB por cuatro años, fundador del Grupo de Música Folclórica “Raíces”, creador de la canción (letra y música): “La Ruta del Sol”, la cual es un homenaje a los pueblos que se encuentran en la carretera E15 (ruta del Spondylus), tesorero general de Prodecos (Proyecto de desarrollo de Ecoturismo Comunitario), mentalizador y fundador del Grupo Amistad y Progreso, miembro de la Casa de la Cultura Núcleo Provincial de Santa Elena. En el año 2015 recibió la Condecoración al Mérito Cultural por parte de la Casa de la Cultura.

En el año 2017 recibió la Condecoración Provincial por parte de la Prefectura de Santa Elena y un reconocimiento por parte del Mintel en Quito en el marco del Proyecto Infocentro, artesano amante del bamboo, esposo de Mercy Barzola, padre de Anthony y Ronny, soñador, humilde, perseverante…hijo de Atravezado.

A fines del año 2019, Luis Coronado Yagual nos volverá a sorprender con el lanzamiento de su nuevo libro. “La Pichirica” que describe las costumbres mágicas de la Península.
Su novela está de venta en: Amazon